The Sidekicks tiene la fórmula pop que les hará enero.

the sidekicks

Tuve el chance de entrevistar a The Sidekicks en 2011 momentos antes del lanzamiento de “Awkard Breeds”, uno de los álbumes más esperados de aquel momento (por los tres gatos de la comunidad Punknews) que además de no defraudar recolectó nuevos fans e incluso les dio alas para ser notados por Epitaph Records, a donde llegaron a complementar la escena que comparten Joyce Manor y The Menzingers, 3 bandas que se asimilan en sonido y honda, pero gozan de chispa propia. ( deben estarle guardando el campo a The Front Bottoms )

Han pasado poco más de 3 años desde entonces, y no mucho ha cambiado. La banda sigue siendo tan desconocida y underrated igual que antes al punto que me es curioso verlos en el mismo sello que tiene las bandas más populares de su escena, pero todo tiene razón de ser.

Los origines de la banda se remontan a la época primaria de Steve Ciolek y Matt Climer, cuando decidieron tocar un instrumento sin tener una idea clara de como hacerlo.

El nombre del grupo en nuestro idioma significa compinche, pero en realidad lo eligieron porque transmite una especie de sentimiento de inferioridad o de ser diferente, además de estar nada mal como nombre de banda Punk Rock.10734105_927696900593392_3179877991600196420_n

”Runners In The Nerved World” es su cuarto álbum de estudio, y teóricamente se trata sobre conseguir del pasado la emoción de crecer y de buscar nuevas formas para similar ese movimiento. Expresa una motivación constante para correr y destruir la inercia de los personajes que se atascan en ciclos.

Musicalmente la banda enterró los esquemas del Pinkerton que se escucharon en cada momento de ‘Awkward Breeds’ para tomar un rumbo más cercano al Indie Rock reminiscente de Band of Horses y The Shins. Los compinches se definían como una banda Punk Rock, pero esa etiqueta ha quedado reservada no más en ideología, ni siquiera cabe mencionar la palabra ‘influencia’.

Mientras este es el disco menos ‘Punk’ de The Sidekicks, hay momentos de combustión que no son la minoría en él. Cada canción milita con el olvido, y aunque aún están buscando saciarse internamente con temas propios de la crisis de los 25, podemos escuchar una banda que ya encontró a que quería sonar. Entregaron tiempos rápidos y guitarras bulliciosas para liberar pop enviajador, cargado de riffs elegantes y una voz de Steve Ciolek que suena mejor que nunca. En serio, temas como ‘Jesus Christ Supermall’, ‘Deer’ y la inicial ‘Hell is Warm’ atenta contra vuestra paz interna en momentos de concentración; maldita trampa pegajoza.

‘Runners In The Nerved World’ está destinado a ser el álbum más bajo-el-radar del año, pero lo importante es que ustedes ya saben que existe.

Disponible para escuchar en Stereogum o Spotify.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s