Caricaco Music Festival: ¿Emergente o subvalorado?

caricaco En medio de la nada, entre los potreros de un paraíso, no tan asistido por los ticos del occidente, como lo es Nosara, se desarrolló este fin de semana uno de los festivales con más potencial en el país, el Caricaco Music and Arts Festival. A diferencia de otros eventos, el Caricaco es peculiar en cuanto a su relación con el mercado local. ¡Claro! se desarrolla en un punto costero de Guanacaste con alto poder adquisitivo y una carga importante de personas jóvenes amantes del Surf u otras disciplinas físicas y artísticas. Nosara no es como Jacó, ni como Tamarindo, y mucho menos como el Coco; lo más cercano que se me ocurre sería Playa Grande o Santa Teresa, pero tampoco. No es una zona recurrente para el turismo nacional; la mayoría de negocios que son más accesibles para aquellos que no andamos muy lejos de los cálculos del INEC se concentran en un pequeño centro al final de la zona. En contraste, Playa Guiones, es de esos destinos que te hacen sentir por un momento que estás en cualquier lugar menos en Costa Rica; no lo digo yo, lo dicen sus letreros y el precio de sus productos y servicios. Lo favorable del asunto, es ver la creciente proximidad que tienen muchos locales-extranjeros con el festival. No hay hostel o negocio que no esté al tanto del Caricaco en estas fechas. Se ve durante los eventos, en las calles, y en las colillas; incluso hay ciertos hosteles que ven su temporada alta en estas fechas. ¿Y el púbico de chepe? Nada que no podamos ver en un concierto de Sonámbulo o 424 en nuestro bar favorito. La mayoría de asistentes rondan los 20 y 35 años, aunque tampoco es raro ver a niños jugando junto al grupo de compas que está dando al hula hula luego de la merienda. El evento se desarrolla durante 4 días, aunque por cuestiones de compromiso-presupuesto un mayor número de asistentes llega en la tarde del viernes. Cada fecha tiene un evento con intérpretes diferentes, en un recinto distinto.

Este año, los DJs Fran Soto y Fernando Melo abrieron la edición en un pequeño local de la zona, al cual fueron unas 50 personas. A la noche siguiente, Alphabetics y Sonámbulo matizaron a unos 200 entusiastas en el Restaurante Solo Bueno; más que fancy lo llamaría nice.Los visuales, la acústica y la iluminación le dieron un ambiente acogedor al asunto, pero no tanto así como el público que llegó a bailar cada tema. Ambos salieron más que aplaudidos.

Como antesala a evento principal, se desarrolló una pequeña actividad en un hotel llamado L’acqua Viva Resort And Spa. El chante era tan exclusivo que solo una persona estaba tomando Bohemia (y no era yo). En realidad, la gente aún estaba reponiéndose de la noche anterior, al punto en que finca Austria estaba a un 25% de asistencia cuando el sol caía.   Algunos si llegamos lo suficientemente temprano como para echarnos unos tragos en el parqueo antes de que se hiciera de noche. Debido a una serie de inconvenientes surgidos en la fecha del año pasado, la organización optó por limitar el acceso de bebidas a la finca, sin embargo, nunca faltan aquellos que se las ingenian para evitar pagar 1500 colones por una cerveza.

Tal cual como se puede ver en la fotografía aérea, finca Austria es lo suficientemente grande como para albergar una cantidad de gente similar a la del segundo Festival Imperial, pero limitado a su logística, apenas se imprimieron unas 1500 entradas de las cuales, claramente, no todas se vendieron.

¡Más bandas!-¿más público?

Lo primero que pensé cuando vi la alineación de este año, es que la organización estaba dando un paso más; apuntando a expandir sus propios horizontes, limitados al momento por un público meta que pareciera ser insuficiente para llenar cada espacio que el festival ahora tiene disponible, pero no lo es. Agrupaciones como Cocofunka y Sonámbulo revientan chantes en chepe cada vez que tocan, pero subrayemos de nuevo esa palabra: en chepe.

Veamos: Nosara es una de las playas más alejadas del cantón de Nicoya. A diferencia de Carrillo y Sámara, se debe tomar una calle de lastre por al menos media hora, lo que complica el acceso a la zona en ‘carros bajos’. Aunque algunos se la jugaron, (COMO LOS GRANDES) luego de haber cruzado un río seco (afortunadamente) por 200 metros, el parqueo estaba lleno de vehículos de doble tracción. El servicio de buses para llegar a la zona no es el mejor; desde ambos lados, apenas hay un recorrido al día.

La mejor alineación a la fecha.

DSC_0569424 La mayoría de bandas que conformaron la alineación de este año ya se habían presentado en ediciones anteriores, pero por primera vez, muchas de ellas tocaron juntas. DSC_0432 Si vemos un cartel en el que están 424, Cocofunka, Passiflora, Sonámbulo, Un Rojo y Alphabetics, sabemos que no se trata de cualquier festival. Haciendo honor a su misión, el Caricaco reunió un conjunto increíble de bandas amigas que proyectó una atmósfera y ambiente especial para cualquier amante de la música en general. En realidad, tanto extranjeros como ticos pudieron haberse llevado una sorpresa con base en el talento local que se proyectó esa noche. No me mal-interpreten, pero a veces tendemos a subvalorar lo nuestro.DSC_0494

La mayor cantidad de audiencia se congregó posterior a las 9 de la noche, principalmente a partir de los set de Cocofunka y Un Rojo, seguidos por Chinese Beasts, mientras que el DJ Mason Dunn cerró la noche.

  DSC_0377 DSC_0368 DSC_0378

¿Por qué es subvalorado el Caricaco? Le cambio esa palabra por una más apropiada: emergente, porque aunque en cierto punto, cuesta entender como un festival con esas características no es más grande y popular, cabe destacar que este es tan solo el tercer año en el que la organización empleó su plan de expansión en finca Austria, tras 4 ediciones pasadas en recintos pequeños.

La finca tiene opciones recreativas para cualquiera. Desde una plaza verde (pese a las condiciones climáticas de la zona), hasta piscinas plásticas, área de comida, hamacas en palmeras, venta de productos locales, un bosquecito para los aventureros, aros para Hula Hula, balance board, y un escenario acorde al nivel de los invitados. DSC_0184 La amplitud de la zona facilitó una distribución del público de manera en que todos tenían su espacio para disfrutar de cada banda con los suyos sin ser aplastados por un tumulto. Incluso, posibilitó la grabación de la escena de una película costarricense sin la amenaza de curiosos molestos.

¿Qué le hubiera agregado al festival de este año?

DSC_0394Aparte de otros aspectos pequeños como una rampa de Skateboarding, o un segundo y pequeño escenario para actos emergentes, a esta edición, en contraste con el párrafo anterior y con el gusto de muchas personas que reprueban las multitudes, le faltó un poco más de gente.

El Caricaco tiene casi todo para ser ‘El Festival’. ¿Lejanía? Ya vimos que sí, pero una buena preparación con un grupo de compas facilitaría el viaje. El trip no está pegado al cielo, carros sobran en chepe. De igual forma, el festival también contaba con opción de transporte para aquellos que no tenían formar de llegar, sin dejar de lado la oferta de ride que se ofrecen en las fanpages/grupos correspondientes. El presupuesto básico puede rondar entre $160-$200 para aquellos que gustan ir unos tres días con una cantidad considerable de bebidas y alimentos. Hay varios hosteles que cuentan con tarifas regulares y los diferentes puntos de Nosara se conectan en carro en menos de 20 minutos. Sin olvidar, por supuesto, el valor paradisiaco de Playa Guiones.

Según Alejandro Gutierrez, organizador, la idea primordial del Festival es la de proyectar la música nacional; hacer del Caricaco un gran evento que sea reconocido a nivel global como acreedor del talento costarricense. La idea no es incluir cualquier banda a la alineación, sino cederle el espacio a aquellas que más se le merecen. Aunque el objetivo próximo no es el de traer exponentes internacionales tal cual como lo hace (¿hacía?) el Festival Imperial, tampoco se descarta un vínculo futuro con actos, reconocidos o emergentes, del extranjero.

¿Que hacer para impulsar ediciones siguientes?

DSC_0611 Abril es un mes algo difícil para los más jóvenes no adolescentes. Se cruza el primer pago de Universidades Públicas y el del segundo cuatrimestre de Universidades privadas. Además, lo cercano que está Semana Santa de su realización imposibilita que muchos logren reunir el dinero para asistir. Con base en esto último, Nicoya no aplica Ley Seca desde hace varios años, ¿Aplicaría una edición futura para esa fecha o en otros meses más accesibles como lo podrían ser enero o julio?

Dejando de lado la fecha (sus razones de peso tendrán), siento que la difusión de los medios masivos de comunicación podría ser mayor. Además, no dejemos de lado el apoyo de grandes patrocionadores locales que podrían difundirlo a una escala deseada mayor.

Esto apenas es el comienzo.

DSC_0449 Los mejores festivales de música llevan años en esto, incluso, hasta los más recientes, dígase Riot Fest, Bonaroo o el Fun Fun Fun Fest, suman la década de existencia.

El Caricaco es relativamente nuevo, nació ayer, y tiene toda los rasgos para convertirse en uno de los eventos más prestigiosos del país. Es solo cuestión de seguirle dando, al mismo tiempo que se busca crecer tal cual como lo han venido haciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s