El regreso de la escuela sueca que extrañábamos

No hay duda que los 90s fueron la década dorada para la nueva escuela del punk y sus derivados. Al hablar de esto la mente nos lleva automáticamente a territorio californiano, donde luego de que algunas bandas pioneras como Black Flag, Descendents o Dead Kennedys quedaran inactivas, otras como NOFX, Green Day, Rancid y The Offspring, por nombrar a las más reconocidas, comenzaron a levantar la nueva escena.

En paralelo pero al otro lado del Atlántico, en Suecia se formaba una exitosa camada de bandas, potenciadas por el sello local Burning Heart Records y su asociación con la gigante Epitaph. Hoy, 25 años después y con grandes éxitos a cuestas, esta camada comienza a transitar una contagiosa resurrección.

Satanic Surfers

En 1989, Rodrigo Alfaro con sus dotes de baterista se unió a Eric Kronwall y formaron un quinteto de punk que recién en 1993 lanzó su primer trabajo de estudio, el EP Skate to hell. Tres años más tarde y luego de algunos cambios en la formación, los Surfers lanzan el aclamado LP Hero Of Our Time y logran un lugar en la escena skate-punk europea y norteamericana. Ya con un nombre reconocido fue el turno de grabar 666 Motor Inn y Going Nowhere Fast. En 2007 y luego de casi una docena de trabajos, la banda decidió separarse.

El año pasado se conoció la noticia de que Rodrigo Alfaro dejaba Atlas Losing Grip (proyecto punk sueco del que formaba parte desde 2005 en las voces y recientemente había sacado un disco) y los rumores de la vuelta de Satanic Surfers aumentaron. A su vez, el Amnesia Rockfest que se desarrolla anualmente en Canadá realizó una oferta para alinearlos en su grilla inicial (también lo hizo con Refused, No Fun At All y Raised fist), lo que provocó que la propia banda no sólo aceptara, sino que anunciara su regreso a los escenarios. El ya conocido Groezrock los vio revivir y la gira continúa por Europa, México y Sudamérica a partir de noviembre.

Refused

El carismático Dennis Lyxzén venía de disolver su proyecto straight edge y formó Refused, una banda con bases dentro del hardcore y el punk pero muy inclinado hacia lo experimental, con mucha influencia metalera y alternativa. This just might be… The truth fue su primer LP de estudio y los localizó rápidamente al frente de la escena europea. El crecimiento continuó con Songs to fan the flames of discontent y la ambiciosa propuesta de The shape of punk to come. Los problemas personales entre miembros llevaron a la disolución en 1998 con un tristemente célebre comunicado titulado “Refused are fucking dead”.

Desde 2010 se venía rumoreando una vuelta al ruedo pero no se oficializó hasta comienzos 2012 cuando Coachella colocó a Refused en cartelera. A partir de allí, otros grandes festivales se hicieron de sus servicios. Claro que la vuelta no quedó sólo en eso: a la noticia del alejamiento del guitarrista Jon Brännström le siguió lo más esperado, el anuncio del nuevo disco. Freedom (Epitaph) vio la luz hace poco menos de un mes. Refused are fucking alive.

No Fun At All

1991 fue el año que vio arrancar a No Fun At All en un pueblito de Suecia. Se dice que el nombre se debe al track de Sex Pistols (No fun) y a Sick Of It All. Luego de algunos demos y EP’s, en 1994 sale No Straight Angles y la premisa era clara: hardcore melódico frenético y altamente pegadizo.

Tres lanzamientos en cuatros años le posibilitaron a NFAA crearse una buena base de fanáticos tanto dentro como fuera de Europa, pero la banda siempre coqueteó con la inactividad, que se hizo oficial en 2001, luego de la salida de State of Flow, quizás el trabajo más resistido por sus fans. Aún así, en 2008 volvieron al estudio para grabar Low Rider, un potente disco pero que no terminó de asentar en retorno de la banda. En 2012 cancelaron su aparición en el festival por los 20 años de sus compatriotas Millencolin y anunciaron lo que supuestamente era su retiro definitivo.

Una vez más, el retiro no fue tal y en 2013 volvieron a tocar, viajando a Australia e incluso hasta Brasil al año siguiente. Este año sorprendieron a varios apareciendo oficialmente en Facebook y anunciando varias fechas por Europa.

Menciones de honor: Millencolin y Raised Fist

Como si los tres ejemplos anteriores no fuesen lo suficientemente importantes, este 2015 está siendo testigo de los nuevos lanzamientos de Millencolin y Raised Fist, otros dos grandes exponentes de la escena escandinava.

Si hay algo de lo que no se los puede culpar a los liderados por Nikola Sarcevic es de inactivos. Pero si bien 20 años y 10 discos los avalan, desde 2008 con la salida del maduro Machine 15 que no obteníamos algo fresco de los oriundos de Orebro. El recopilatorio The Melancholy Connection funcionó tan sólo como tentempié. Fue allí cuando irrumpió True Brew, que evitando compararlo con viejas épocas o con el tope de serie que resultó Pennybridge Pioneers, resulta un buen material, con la banda renovando propuestas por el género y mostrándose vivitos y coleando. Tanto es así que los tendremos por Sudamérica una vez más hacia fines de año.

Por su parte Raised Fist no sacaba un álbum desde 2009, pero el contrato que firmaron en 2013 con Burning Hearts/Epitaph ya da sus frutos. En enero el prometedor regreso se plasmó con la salida de From the North que los está llevando de vuelta a la carretera y a los grandes escenarios de Europa y Norteamérica.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Reblogged this on Siete Veces Mal.

  2. Cintia dice:

    Muy buena! 👍

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s