5 bandas que cambiaron su sonido para pasar a mejor (o peor) vida

title fight1

La mayoría de bandas cambian tarde o temprano, pero hay algunas que se lo toman muy en serio.

2015 ha sido emocionante.

TITLE FIGHT

tf5

Si bien la banda de los hermanos Russin es difícil de centrar en un género específico, sus trabajos siempre se movieron dentro de las fronteras del conglomerado hardcore-pop-punk. La repercusión que logró ese gran éxito llamado Shed los colocó al frente de la escena como una de las bandas  insignia de un movimiento.

Ni tan hardcore como Touché Amoré o Defeater ni tan indie como Balance And Composure o Tigers Jaw. No obstante, a partir de la salida de Floral Green en 2012, la banda comenzó a dar muestras más claras de lo que tenían en mente. Todo señalaba hacia un direccionamiento más alejado de sus raíces y más cercano a eso que tanto escuchamos o leemos hoy por hoy: el shoegaze.

Temas como Head In The Ceiling Fan, Lefty o In-Between hablaban por sí solos. Lo que quizás no se esperaba era que su nuevo disco, Hyperview, corte por lo sano y se abra por completo a la exploración de este nuevo sonido, con guitarras muy particulares desde los efectos, voces más alejadas (en muchos casos temas cantados por el guitarrista Jamie Rhoden) y dejando atrás esa agresividad que los caracterizaba.

Es prematuro decir si este cambio resultará para mejor o para peor. Hyperview parece de esos casos en los que hay que tomarse un tiempo para digerirlo. Por momentos se torna monótono pero aún así se destacan temas como Murder Your Memory, Mrahc o Rose Of Sharon. La realidad es que Title Fight pudo hacer un disco de hits, más fácil de escuchar y más ‘marketinero’, pero en su lugar decidieron explorar nuevos horizontes. El tiempo les dará la razón.

Antes

Ahora

Ezequiel Rodriguez

——————————————————————–

Turnover

turnover

“Everyday, there’s is a new line”, exclama Casey Getz en la primera estrofa de New Euphoria, uno los tracks que componen Peripheral Vision, el álbum de grandes éxitos que nunca escuchamos de Turnover. Por supuesto, es acerca de un esfuerzo que indaga en un rumbo desconocido pero no inadecuado para este cuarteto de Virginia que desconoce la monotonía.

Aunque se trata de un cambio significativo en el sonido de Turnover, el impulso no resulta sorprendente. Para Magnolia, quisieron ofrecer cierta diversidad y demostrar que eran más que un grupo de emotional punk. Habían madurado como banda, y estaban listos para escribir más allá de canciones rápidas. Mientras su banda hermana, Citizen, lanzó uno de los álbumes más populares de ese año, Turnover saboreó las mieles de su tormento con un trabajo que no recogió los frutos esperados.

Dos años más tarde, “Peripheral Vision” remueve la insipidez con 11 canciones direccionadas a convertirse en el soundtrack sublime de la generación que en 2002 estaría escuchando The Starting Line o en 2006 Paramore. Devuelve la credibilidad en cuanto a la habilidad que tienen para escribir temas que no solo se ajustan a la tendencia (¿recuerdan Sasha en el mejor año del pop punk?) sino también a sobrepasarla, algo que Title Fight se limitó a hacer con Hyperview.

Antes

Ahora

Josué V

*******************************

CEREMONY

Ceremony-ShawnBrackbill

Difícilmente exista un caso similar al de la imprevisible y talentosa banda lideraba por Ross Farrar. Del más desprolijo y furioso hardcore de Violence Violence a este presente emulando a Joy Division o Interpol que propone The L Shaped Man,todo en poco menos de una década. Según reveló una entrevista, Farrar estaba atravesando una época de “rupturas y pérdidas personales” que lo llevaron a componer un disco oscuro y emocional. “The L Shaped Man es, a grandes rasgos, un disco detallando la ruptura de su relación”, declaró Anthony Anzaldo, guitarrista y miembro fundador de la banda. The Separation y The Understanding fueron los primeros cortes de difusión y no quedó duda: la época hardcore y powerviolence había desaparecido por completo, al tal punto que algunos fans pedían que la banda cambiara de nombre.

¿Es tan drástico el cambio que propusieron Farrar y compañía? Sí, drástico como pocos. ¿Podría alguna otra banda tocar The Separation y Kersed de corrido (como ocurrió en el Groezrock) sin perder la credibilidad y el balance entre la emocionalidad y la ira? No, sólo Ceremony puede.

Antes

Ahora

Ezequiel Rodriguez

Sorority Noise

sn

“Joy Departed” es el disco más deja Entendú desde el Deja Entendú pero discierne en como un alumno puede llegar a ser tan listo como su maestro.

El primer disco de Sorority Noise, “Forgettable”, no hizo honor a su nombre más sí fue aplicado para estimular la dirección más accesible y melódica de Cameron Boucher, quien también es líder del catártico acto de New Hampshire, Old Gray.

Un material que se desgloza en capítulos de purificación en medio del bienestar ajeno. Algo así como cuando estás echo mierda por varias situaciones en cadena, pero vas al evento del mes a beberte todo el licor, para olvidar por unas horas lo mierda que tu existencia es.

En este episodio, Sorority Noise optó por aventarse en una nueva travesía que dio como resultado un álbum mucho más depurado, abundante y complaciente. Ampliaron su experiencia y maximizaron su potencial de escritura, en palabras simples, elaboraron un disco que podría gustarle a tus compas que están planeando ir al Lolla, y dejaron por entendido que la etiqueta pop punk les fue insuficiente.

Antes

Ahora

Josué V.

PIANOS BECOME THE TEETH

PB

Más de uno alguna vez habrá pensado “ojalá Pianos compusiera más temas como I’ll Get By o Hiding”, dos de las obras más destacadas de la banda post hardcore-screamo liderada por Kyle Durfy. Y casualmente son estas canciones las que se diferencian de lo que desde un principio propusieron los oriundos de Baltimore, mostrando un lado más melódico, más indie. Y principalmente, cambiando los gritos característicos de Kyle por una voz limpia y trabajada.

Un buen día la banda anunció que su carrera seguiría bajo las alas de Epitaph y que ya tenían un nuevo disco entre las manos. Así fue como apareció Repine, el primer corte de Keep You, y parecía que el deseo de muchos se había vuelto realidad. Varios medios resaltaban que con su nuevo trabajo, Pianos Become The Teeth le daba un descanso al screamo. Y vaya descanso, porque a medida que se conocían los temas restantes, parecía que el espíritu de The National se había apoderado de ellos. Aunque complejo, melódico y muy bien logrado musicalmente, Keep You pierde presencia a medida que avanza pero es la esencia de Pianos, esa que tan bien plasmaron en The Lack Long After, lo que más se ausenta. Y no necesariamente por el cambio en la voz de Durfy.

La música no siempre debe responder a una lógica. En este caso la lógica proponía que si Pianos se inclinaba por más temas como I’ll Get By o Hiding, captarían más atención tanto dentro como fuera de la escena que los vio crecer. Pero uno tiene que tener cuidado con lo que desea.

Antes:

Ahora:

Ezequiel Rodriguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s