Hay vida después de la muerte: Niño Koi regresó para quedarse

nk

«Lo hicimos sin camisa porque estábamos todos embarrados de maquillaje. No sé si fue desagradable o sexy. La vara se iba quitando con el sudor y me tramé todo porque creía que estaba manchando la guitarra de mi primo que me había prestado para esa noche»

Fede Salas, guitarrista, recuerda el último momento en el que Niño Koi tocó escena. Pocos lo sabían, quizá los más fieles y cercanos, pero el momento quedó enmarcado.

1151061_10151631013118915_1640088848_n
Foto: Pablo Murillo

Fue en El Steinvorth a principios de agosto del 2013. La banda invitó a Marco Fernández (Jesús con Corte Militar) para tocar la batería en ‘Cincuenta y Cinco’, mientras Fabro se mandaba en los teclados. También hubo una violinista que los acompañó en ‘Giulietta Giucciardi’, Luis Socatelli tocó trompeta en ‘Unio Naturalis’ y se mandó a improvisar al final del concierto con un remix de ‘Aviones’.

Hay vida después de La pequeña muerte. Han pasado 2 años desde que le perdimos la pista a una de las bandas que encaminaron los buenos momentos de la nueva escena alternativa costarricense.

Similar a unos pocos contemporáneos, y a diferencia de muchos otros, sus shows íntimos y enérgicos solían congregar una afición heterogénea con el común denominador que toda banda desearía tener: público involucrado en el show.

Voces nunca necesitaron, pero sí un espacio para respirar y replantear su concepción.

11227940_10153117155833915_6215768383586613471_n

¿Podríamos llamarle a su ausencia, hiatus?

Afirmativo, responde Chris Robinson, bajista. Fue una pausa. Un hiato. «Muchas veces consideré que era el fin. Inclusive vendí mi otro bajo y estuve cerca de vender el que uso. Aunque estaba triste o frustrado más bien, estaba tranquilo con que hubiera terminado el ciclo. Niño Koi me dio mucho que sinceramente no esperaba»

Ganas de continuar siempre hubo, pero como en toda banda con muchos integrantes (punto a favor para los dúos) siempre surgen diferencias en relación a intereses y compromisos. Fede Salas, uno de los músicos más entusiastas que pueden encontrarse en la escena de Chepe, había decidido abandonar Niño Koi por razones personales; siendo integrante original y pieza fundamental en todos los ámbitos del grupo, su reemplazo se dificultó.

«Al tiempo de estar intentando encontrar el remplazo de Fede, cada vez se complicaba más. Dejamos de tratar de forzarlo y luego todo fluyó por si mismo de la mejor manera posible» comenta Mauricio Fonseca, guitarrista.

Fonseca continúa: «Estuvimos mucho tiempo tratando de reestructurar las cosas, dadas las circunstancias, pero en ocasiones se complicaba tanto que sí llegué a considerar que el ciclo NK había terminado»

A Fede lo seguimos viendo por todo lado: Orquidea, Timber of Trees, colaboraciones y nuevas plataformas musicales y en la última exportación del Indie Rock tico, Ave Negra. Fabricio Durán (Fabro) tomó la batería de la banda de Mercedes Oller, Las Robertas, mientras que el resto de sus compañeros reposaron hasta nuevo aviso, con reuniones esporádicas.

Flyer (1)
Arte: Elisa Bergel.

¿Qué los motivó a regresar? Ser músico activo durante varios años y de pronto alejarse de escenarios importantes, no es cualquier vara. Casualmente se los comieron las ansias; no solo se trata de tocar, sino de compartir con la familia que se escoge.

«Llevábamos tiempo ensayando y nos sentíamos listos para volver. Hay mucha emoción y ansias. Creo que la motivación principal sería compartir con la gente, pasarla bien en el chivo» concluye Robinson.

Es muy feo llegar a una fiesta con las manos vacías, y los Niño Koi se lo tomaron tan en serio, que se botaron.

«El viernes tocaremos con un grupo con el que siempre quise apenas los escuché. Soy muy fan de Saturno Devorando», respondió Robinson a la pregunta de con cuál nueva banda le gustaría compartir escenario; y mientras llega el momento de abrirse campo en la agenda con Dios desde la máquina, la banda debutará en vivo su nuevo track, ‘Logos, Pathos, Ethos’, este viernes en el Hoxton.

«Trabajar con Diego (Matamoros) y Richie (Bernal) de Dharma fue lo mejor. Bastante fácil y todo fluyó con naturalidad. El estudio es súper céntrico y los maes bretean súper bien. Muy atentos» La recomendación procede del lugar y los involucrados de que este tema existiera.

Interprétenlo como un adelanto del montón de cosas buenas que tiene Niño Koi para compartir con ustedes en su futuro inmediato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s