2015: El año en el que las chicas predominaron

 

El panorama político-social en algunas potencias del mundo, incluido Estados Unidos, se ha balanceado significativamente en favor de la igualdad de género en años recientes, pero para Janet Weiss, baterista de Sleater-Kinney, en el campo de la música aún queda mucho por hacer.

“Pienso que si uno mira a los actos principales de cada festival, sigue viéndose dominado por los hombres. Es difícil ser mujer. No es que las cosas sean realmente diferentes”

El comentario responde a la inquietud del periodista de NPR, Robin Hilton, sobre qué tanto ha cambiado el panorama para las mujeres en la industria musical en los últimos 20 años.

Efectivamente, Weiss cita un punto no desconocido. Una entrada de blog publicada en The Guardian a mediados de este año lo subraya: El punk tiene un problema con las mujeres.

El género se gestó como un movimiento inclusivo y diverso pero rápidamente fue anexado por hombres blancos.

Han pasado los años, las mujeres continúan manifestándose como intérpretes, periodistas, fans, promotoras, etc, pero siguen siendo una densa minoría, concluye el columnista.

Festivales como el Groezrock, The Fest y el Warped Tour lo validan. Factores, razones o supuestos, son muchos y variables, pero hay una realidad evidente: Falta mayor presencia femenina en los escenarios de punk.

En su afán por mejorar la causa, Kevin Lyman, también fundador del emergente It’s Not Dead Fest, resurgió por segunda vez consecutiva en su Warped Tour el Shiragirl Stage, un escenario dedicado exclusivamente a artistas y bandas lideradas por mujeres. Paramore, Candy Hearts, Death Of Paris, Go Betty Go, Sharkmuffin, The Swank Masters y Q Baby, fueron algunos del total de 35 actos que se presentaron en esa tarima este año.

Por su lado, el panorama en los espacios musicales más concurridos no recae en lo negativo.

Entre Jack White, AC/DC y Drake, el Coachella apostó por St. Vincent y Florence and The Machine. Además del grupo de Florence Welch, Lollapalooza incluyó Alabama Shakes, Of Monster and Men y Marina and The Diamonds entre sus primeros actos. No Doubt cerró la fecha principal del Riot Fest, en una edición que además contó con la presencia de L7, Babes On Toyland y The Joy Formidable.

Se nota un esfuerzo y compromiso por equiparar lo que no debería estar desbalanceado, sin embargo, es seguro decir que en una industria, notablemente, dominada por el hombre en las últimas 2 décadas, es complicado ver al género opuesto igualando la cuota en eventos de llamado masivo, al menos por ahora y mientras sean lucrativos*.

En hora buena, en años recientes, hemos visto entusiasmo, apoyo, liderazgo, pasión y emprendimiento en ambos bandos, tanto desde la tribuna como desde el escenario. Este es el cuarto año consecutivo en el que hemos hecho una publicación referente al llamado de atención progresivo de las bandas de chicas en los grandes medios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sleater-Kinney es el mejor ejemplo. Esta influyente agrupación gestada en los 90 hizo check in en 2015 para coronarse como el regreso más significativo en años recientes. En su reporte anual, Consequence of Sound las nombró “El Regreso del año”.

Waxahatchee, el proyecto alternativo de Katie Crutchfield, entró al top 20 anual de Stereogum con “Ivy Tripp”. Fue #6 del año en Rolling Stone y cruzó la mítica línea de escala 8 en Pitchfork con ese disco.

Hop Along nos ha salido hasta la sopa, y es que difícilmente vamos a escuchar una voz superior a la de Frances Quinlan en lo que resta del 2016 y 2017. Secundamos la palabra de Vulture en un cover story de mayo titulado: Is This the Best Voice in Rock Music Today?

Por su parte, el 9 de abril de este año no fue cualquier día en Boston. Marty Walsh, alcade de la ciudad, declaró el ‘Riot Grrrl Day’ en esa fecha en honor a Kathleen Hanna de Bikini Kill, con la intención de inspirar a más mujeres jóvenes a involucrarse en la música. Aunque la primera banda de Hanna no ha regresado oficialmente a escena desde entonces, en agosto se re-editó su primer material “Revolution Girl Style Now”.

KathleenHanna

Downtown Boys, la irreverente agrupación de corte político-social que lidera Victoria Ruiz, fue nombrada por Rolling Stone “la banda punk más emocionante de Estados Unidos” en honor a Full Communisim, álbum debut que alcanzó un categórico 82% en el registro de Metacritic.

Como Rookie Of The Year, pocos actos llamaron la atención al nivel de Girlpool con su disco debut “Before the World Was Big”. Speedy Ortiz ganó la categoría del disco del año en Boston Music Awards y conocimos la historia de una chica que pasó de ser una geek de estudio a la exponente de rock alternativo con más aires a Courtney Love desde Courtney Love.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuestión de 10 meses, desde Melbourne, Australia, Courtney Barnett se convirtió en el soundtrack global perfecto para el modern ennui y también disputa la categoría de mejor artista nuevo para los Grammy 2016.

Y desde Argentina, Los Rusos Hijos de Puta pasaron sus malos modales al Vive Latino con una de las producciones latinoamericanas más sobresalientes del año, “La rabia que sentimos es el amor que nos quitan”.

 

Anuncios