Bad Religion nos recordó el veradero valor de dar la mano

Uno de los comentarios que se dejan leer en el enlace de Youtube para el tema en materia, afirma lo que todos ya sabíamos: Cada canción de Bad Religion es como un buen libro.

¿Alguna vez has analizado todo lo que conlleva y significa darle la mano a un amigo o desconocido? ¿A una persona que tiene un rango académico o jerárquico muy superior al tuyo, que proviene de una familia con mayores – o menores- recursos a la tuya, a esa que ha puesto su confianza en vos para emprender una función, o aquella con la cual no te llevas tan bien pero compartís algún interés en común?

Todos hemos sido víctimas del protocolo y hay una historia que lo respalda.

Numerosos estudios a lo largo del tiempo validan el poder del handshake en los diversos escenarios a los que estamos expuestos día a día, incluidos los correspondientes al mundo de los negocios, en los que, desde tiempos lejanos, se utilizaba como una forma de demostrarle a un extraño que no tenía armas.

Una publicación de Journal of Cognitive Neuroscience en 2012, le encontró sentido a la práctica más eficaz de cada político que ya sabíamos. De acuerdo al estudio, el apretón de manos toca circuitos neuronales dentro del cerebro que predisponen a una persona hacia los sentimientos positivos de competencia, la honradez, y se abre una relación de cooperación positiva, mientras suprime los sentimientos negativos y la conducta de evitación.

Las buenas constumbres inspiraron al Doctor Graffin a escribir unas líneas para uno de los temas del ambicioso “Stranger Than Fiction”, sobre ese acto al que todos estamos expuestos pero en la más común y realista de sus formas. ¿Qué tan falso, o lleno de mendacidad e interés, un apretón de manos puede ser?

“Cada vez que le das la mano a alguien, y compartes ni el color de piel o credo, tienes que superar los distintos obstáculos en la historia. Hay pasión contenida, desconfianza e intolerancia”, canta Graffin en la segunda estrofa, para luego concluir con que no hay harmonía, sino clase y raza.

El tema es sobre un trato simbólico, el trato hecho. En los negocios, cuando estrechas una mano estás aceptando de manera simbólica no solo un pacto o contrato sino también te estás comprometiendo. Si no puedes con ello, mejor rechaza la mano y salvate a si mismo.

Al instante, sientes que tu rival o socio es tu mejor amigo, pero no es más que un gesto superficial, a lo que Graffin concluye con que “todo mundo lo que está buscando es el mecenazgo”.

El tema fue interpretado en 120 Minutos de MTV, en agosto de 1994.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s