Menzingers aún vive y vamos a celebrarlo

after the party.jpg

Por Josué Vargas

“Personas en los círculos indie nos anulan porque piensan de inmediato que somos otra banda de punk (…) Nunca vamos a ser aceptados en esas escenas pretenciosas de indie. Solo queremos ser quienes somos”, expresó Greg Barnett en una entrevista reciente con Uproxx.

Y es que en efecto, salvo por su renombre en la escena punk de años recientes, es seguro decir que Menzingers se consolidó en donde siempre han estado: en el underground.

Su álbum más afamado pudo haber tenido una sucesión de hits cliché para almas fiesteras que no escuchan más que los sencillos que las radio les escoge, y en su lugar, optaron por un álbum fuertemente desinteresado en seguir cualquier tipo de tendencia, factor que quizá, acentuó el desinterés de la industria de arriba, por ellos.

A más de 10 años luego de su formación, Menzingers no tiene que comprobarle nada a nadie más que reforzar el amor por aquellos que siempre están ahí y los que están por venir.

Toda gran fiesta tiene un after party y esta se comportó al nivel de memorias que trascienden.

El quinto álbum de la banda de Scranton, Pennsylvania le da continuidad a un modelo de trabajo caracterizado por lanzamientos muy diferentes uno del otro, sin fallar a su manual estilo.

Esto último, en parte, se ha logrado gracias a la disposición de la banda por trabajar con productores diferentes en cada disco. En esta oportunidad, el turno le llegó a Will Yip, el prolífico ingeniero de Studio 4, que ha dado vida a varios de los álbumes con mayor alcance de la escena emo de philly en años recientes.

“Yip tiene un perfil variado en varios géneros, incluyendo R & B y hip hop, los cuales tuvieron una gran influencia en el proceso de grabación de After the Party. Hemos construido las canciones una a la vez en vez de hacer todo el álbum y después instrumento por instrumento. Nunca he trabajado con un individuo más centrado y talentoso que Will Yip”.- Tom May, Punk Rock Theory, 2016.

El álbum cumple con el patrón de Yip, siendo el típico disco que nos lleva en un viaje emocionante hasta el final, al mismo tiempo que las canciones suenan conectadas y construidas en un mismo contexto, caso opuesto a Rented World, que daba la sensación de haberse hecho en escenarios discontinuos.

Aunque la fiesta está por acabar, aún no termina. “After The Party” es euforia pura; conducir en la playa sin camisa, orinar en la ducha y porno con audio. Es mucho más positivo que sus predecesores, principalmente de “RW”, formado con títulos de canciones como “Bad Things”, “I Don’t Wanna Be an Asshole Anymore”, “Nothing Feels Good Anymore” y “When You Died”

Greg y Tom se alternan las 13 canciones, el primero con un leve protagonismo, con temas super emotivos y algo experimentales (incluido el tributo a Flatliners en Telling Lies), y el segundo a cargo de los más festivos y coreables.

Si te gustó “After The Party” más que RW, no sos especial, y si fue a la primera, probablemente estará entre tus lanzamientos favoritos del año, ya que este es de esos álbumes que se encarnan con cada escucha.

El álbum está disponible a partir de hoy en diferentes canales de difusión y servicios de música por streaming vía Epitaph.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s