Los pecados y aciertos de Epicentro

The Voidz-7.jpg
Julián Casablancas de The Voiz por Diego Mora.

Hacer un festival no es cualquier vara, sino que lo diga la misma Cervecería de Costa Rica que prefirió dejar en pausa su propio festival y en su lugar cederle campo a terceros “que se comieran la bronca” y ellos solo poner el billete. Algo así pasó este año con Grito Latino y Epicentro, dos eventos a cargo de promotores diferentes, que se desarrollaron bajo un formato de festival más a lo grande y ambos patrocinados por la cerveza ¿más vendida de Costa Rica?

Este último evento, llevado a cabo el domingo 22 en Parque Viva de Grupo Nación, tuvo el privilegio de poder analizar las virtudes y fallos de sus predecesores; entre ellos el NRMAL 2016 (de la misma organización), Caricaco 2014 y 2015 y el mismo Festival Imperial 2012, para así, armar una fiesta con menos contrariedades para todos los involucrados. Empero, como dice el dicho, nadie escarmienta por cabeza ajena y aunque el evento cumplió con una parte de su cometido (hacer que las personas disfrutaran la experiencia) no es un secreto que la organización deberá hacer un esfuerzo triple para batallar contra su propia fama si desea regresar en un futuro con el mismo modelo.

PECADOS

Precios de entradas.

Es bien sabido que Costa Rica es uno de los países más caros para vivir (y también viajar) en Latinoamérica. De acuerdo a Big Mac Index, solo Venezuela, Brasil y Uruguay son más caros que Costa Rica. Sin embargo, a pesar de los costos y de lo pequeño que es el mercado nacional, en “San José” suceden tantos conciertos de bandas internacionales como otras grandes capitales del mundo, es decir, hay muchos promotores que pueden con ello.

Se dice que las comparaciones son feas, pero a veces necesarias. Según Epicentro, los precios de las entradas eran inevitables debido al alto porcentaje de impuestos que se paga por artista en conciertos internacionales. En contraste, semanas atrás, el otro hermanillo de Imperial atrajo a cerca 30 artistas de diversas parte de Latinoamérica; dos de ellos de “primera categoría” (Los pericos y los Fabulosos Cadillacs) y otros tantos en un rango de popularidad similar al cartel de Epicentro. Aún así, el festival con headliners pudo ofrecer tiquetes dos veces más baratos que el de la Guácima, lo que derivó en más de 8 mil entradas vendidas al precio que correspondía.

Quizá el precio de entradas de Epicentro estaba bien, pero con otro lineup.

This is not Brooklyn

Los eventos de Epicentro son particularmente conocidos por difundir música emergente, por encima de artistas consagrados. Tiene sentido ya que la alineación estuvo acorde al concepto, pero uno no puede pretender que el público del Steinwok se va a multiplicar  hasta 20 veces en menos 30 días, en un país en donde Ozuna está 6 veces en el Top 50 de Spotify.

Un viernes cualquiera en Barrio La California, Costa Rica

Comprar entradas a ciegas

ciega.jpeg

Este no es un error de la organización, sino de la gente que confió a ciegas en un festival que desde el inicio se veía algo desorientado como Elena Umaña.

  • “¿pero cómo es posible que haya pagado 60 mil de entrada y ahora estén regalando entradas en los paquetes Tosty?” ¡Oferta y demanda básica! Algunos ya habíamos aprendimos la lección.

Desesperarse

calma.jpg

Ni Imperial, ni Hyundai ni menos Parque Viva podían perder. Era obvio que pocos iban a pagar 57, 40 o 30 rojos para ir a descubrir artistas y que mínimo se tenían que vender las birras para mermar pérdidas. Presión, muchas varas se vinieron abajo pero hay que mantener la calma en tiempos difíciles.

¿Toda la pulseada para conseguir tiquetes para que en la entrada ni siquiera vuelvan a ver la cédula? Mínimo hacer la pantalla de que revisan el sistema en la compu para no pegar tanto hueco.

¿Qué es epicentro?

Como si fuera un artista revelación de los Grammys hace ocho años.

Muy bonita la línea gráfica y las piezas promocionales, pero a 24 horas de realizarse habían personas dentro del target que aún no sabían que era Epicentro, un evento patrocinado por la cerveza más importante del país.

¿(Más) vallas, traseras de bus, cuñas, pautas en periódicos…? Maybe too mainstream.

¿Canceló Wavves?

Eran ya tantos los desaciertos que optaron por ignorar el despiche con Wavves para que la bola no creciera más. De no haber sido por una historia en Instagram de la banda, nadie se hubiera dado cuenta de la cancelación, ya que adentro prefirieron hacerse los majes y simplemente rellenar el campo con otro grupo emergente, sin hacer un anuncio oficial.

¿Pero qué fue lo que pasó con Wavves? Un problema migratorio desde Perú, del cual, se desconoce oficialmente de quien fue la responsabilidad.

Aciertos

No solo de lo negativo se puede hablar. Epicentro también mostró fortalezas.

Alineación Nacional

424-2
424 por Diego Mora Barrantes.

En Costa Rica hay potencial de sobra para darse el lujo de hacer un festival con más de un tercio de agrupaciones locales. Las Robertas, Monte y Sonámbulo, ofrecieron un set a la altura de los actos internacionales más renombrados.

Importante mencionar que, a diferencia de otros festivales locales, este priorizó en artistas que están moviendo el nombre de Costa Rica adentro y afuera, en vez de repetir el mismo cartel del Rock Fest del 2003 como otros festivales “del momento”.

Monte-1
Adrían Poveda de Monte. Foto por Diego Mora

La selección.

Clubz-8.jpg
Clubz. Por Diego Mora.

Bien curada. Olvidémonos aquí de los precios y de los pocos que escuchan propuestas alternativas a lo que suena en la radio. Cada invitado brilló por su enorme talento muy por encima de su nombre.

Punto a favor por la convivencia de diversos estilos musicales en un mismo espacio.

La experiencia

Monte-9.jpg
Set de Monte. Por Diego Mora.

 

Llegar a un escenario y toparse con una propuesta desconocida pero refrescante y de buen gusto, es de las experiencias más chivas de la vida. La gente lo agradeció enormemente.

Fiesta para todos

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aunque en varias ocasiones la organización ha sido catalogada como elitista por la forma en la que mueven sus eventos (listas de invitados, precios, bandas invitadas, etc), hay que reconocer que la forma en la que manejaron el cartel, desde su diseño hasta los horarios, es un gesto genuino de honorificar a todos los artistas por lo que son.

No hubo headliners pero tampoco openers ni artistas de relleno. En Epicentro hasta el más pequeño tuvo su gran momento.

Orden

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El desorden se quedó en casa revisando Facebook. Una vez dentro de Parque Viva, parecía otro festival y las faltas ya eran cosa del pasado.

Aunque hubo retrasos leves, el festival fluyó con disciplina, al punto, que las bandas más aplaudidas no pudieron seguir tocando aunque el público así lo quisiera.

Escenario Alerta

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Muchas de las propuestas más refrescantes se presentaron en Alerta, un pequeño escenario ideado para los repertorios íntimos que requieren de mayor conexión con el público

Darle una lección a los revendedores de entradas

Karma is a Boomerang.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s