El Post Punk nunca se fue pero es de nuevo emocionante

tumblr_nam786sxzd1ty2gbmo1_1280.jpg
Protomartyr

Usualmente no armo viajes con base en bandas que me gustaría ver porque para eso están los festivales y porque soy un mortal que difícilmente puede darse el lujo de tomarse dos semanas de vacaciones cuando quiera. Aunque no es la regla, a veces pasa que topo con buenas propuestas en el transcurso del recorrido y hay otras ocasiones en las que no sale ni la llorona y no queda más que raspar Bandsintown para llenarse con algo.

Fue así como, con el radio de distancia al máximo y la lista de sugerencias abierta que caí con Protomartyr. Si ya los has escuchado sabés de lo que hablo y sino, basta con decirte que suena al tipo de post punk que no esperarías que viniera de Estados Unidos. Se presentaban un sábado en Munich, Alemania, una de esas ciudades primermundistas en donde, por ejemplo,todos los edificios estatales deben colgar un crucifijo en un lugar “bien visible” de su vestíbulo a partir del 2018.

Como buen tico, preferí calentar la plata en mi billetera y esperarme a comprar la entrada hasta el final, de todas formas “los alemanes sureños no son mucho de este ride y la banda debe de ser algo desconocida por acá”. Equivocado.

Esa noche fui a cenar con unos chilenos que estaban en el hostel y todo bien. No les llamaba la atención pagar 20 euros por una banda que no conocían entonces se fueron espidearse a un club de techno y yo me fui por mi lado… Todo estaba calculado para llegar con bastante tiempo y lograr entrar sin problemas, pero por despistado, me monté en el UBahn con dirección opuesta y me atrasé un tanto más.

Llegué ajustado de tiempo pero aún había fila. Fui a preguntarle a los guardas matones que en cuánto comenzaba el evento y me dijeron algo así como que ya no habían entradas disponibles. ¿Wut? ¿Una banda gringa que no es Korn llenando un chante en Alemania? Sí y el hecho de que se viera bastante lleno me intrigó más para entrar, entonces apliqué la vieja conocida: ¡Soy de Costa Rica y es una de mis bandas favoritas, por fa, déjenme entrar! JÁ, esta gente no tiene sentimientos como nosotros… recibí un rotundo no –y en Alemán obviamente–  con señas de que me hiciera para un lado para que la gente siguiera entrando. Obviamente me quedé ahí un rato con el rabo entre las piernas.

10 minutos después, casi decidido a marcharme porque no había logrado entrar, vi llegar a un tipo con toda la pinta de ser telonero, así qué aproveché para dar lástima. Le pregunté especificamente si podía hacer algo para conseguirme un tiquete, ya que desconocía que este evento tenía taquilla limitada. El tipo, quien efectivamente toca en la banda que abría, me dijo que no podía hacer nada (según él), pero por suerte, su ligue formaba parte de la organización y me pasó como parte del crew. No pagué entrada, me comentaron que Costa Rica estaba como de moda en su país, y todo iba muy bien hasta que me pedí una Pils y se me cagaron por faltarle el respeto a su tierra.

Ya cuando la banda estaba tocando, el ambiente era sospechosamente íntimo como para ser una banda extranjera. He notado que tanto alemanes como franceses y españoles son algo delicados con lo que viene de afuera, pero al parecer en este país no tienen tanto problema con la música.  La mayoría de fans no se sabían las canciones, pero ¿quién ha dicho que eso es impedimento para mostrar aprecio por algo que se gusta? Al rato, me explicaron que aunque Proto se ha vuelto algo conocida por esos lados, el buen recibimiento es parte de un genuino protocolo.

Y es que, aunque Protomartyr es una banda de Detroit, curiosamente, y no es para nada raro, son más exitosos en Europa que en su propio país. Su álbum más reciente “Relatives in Descent” estuvo en el top 10 del 2017 de varias revistas europeas prestigiosas, entre ellas Loud and Quiet de Londres, OOR de Países Bajos y State de Irlanda.

Un caso similar pasa con Parquet Courts, que aunque cuentan con una amplia audiencia en su país, su presencia se hace notar aún más cada vez que aparecen en un escenario de Europa central, en donde suelen tocar en festivales grandes. En los últimos 10 meses, los neoyorquinos han dado dos vueltas por el Viejo Continente, y eso que su último disco, “Wide Awake” (2018) se desligó del uso de redes sociales tradicionales para su difusión.

¿Una nueva ola?

ben_taylor_iceage_interview_07-1000x806.jpg

Las ya mencionadas forman parte de una refrescante generación de bandas con sonidos reminiscentes al post punk de los tempranos ochentas que está despertando de nuevo el interés del mercado musical.

En 2017, algunas publicaciones hablaban de un regreso de grupos de indie rock de los 00s, pero la nostalgia no da para tanto. Algunas de ellas siguen dando aportes valiosos tanto para los demás como para echar en su propio saco, como el caso de The National y Arcade Fire, pero muchas están más ocupadas en mantenerse vigentes jugando a lo seguro.

Iceage, la banda danesa más relevante de su generación, saben bien de lo que están hechos, al reconocer como “el estar caminando en un terreno familiar es un difícil lugar para ellos estar”, y esto se fortalece con su nuevo disco “Beyondless”, con el que nuevamente le ponen punto y final a su pasado para ofrecer algo exquisitamente diferente cada vez que se asoman.

Diferente ¿Qué diferente tiene esta generación con las anteriores?

SHAME.jpg
Shame UK

Puede que no muchas, pero algunos de sus exponentes se caracterizan por una crudeza mayor en su sonido, inclinación a asuntos políticos y un claro desinterés por convertirse en la nueva banda más grande del mundo.

En el Reino Unido, IDLES se tomó en serio el nombre de su disco debut “Brutalism”, alejándose de la etiqueta más pura del “post punk” coloquial con una propuesta irreverente, cargada de sarcasmo, ira y todo lo que hizo grande al punk inglés antes de ser aceptado en la otra orilla del Atlántico.

Unos meses luego, Shame les pidió prestado el campo de banda revelación del Reino Unido con “Songs of Praise”; siendo la típica banda con actitud punk que se pasó por encima el no tener alguien que supiera cantar para compensarlo con un álbum furioso que desmitifica el hecho de que el indie rock guitarrero ha dejado de ser interesante.

Por este lado del mundo, se tienen registros sobresalientes en meses cercanos como “Nothing Feels Natural”  de Priests, quienes dejaron de lado la recurrente introspección de sus supuestas influencias para honorificar al movimiento contestatario que hicieron muchos predecesores en su tierra: Washington DC. En ese mismo lugar, Flasher se inclinó por la misma tendencia con su destacable “Constante Image”, grabado en los estudios de Brendan Canty de Fugazi.

“Realmente no queremos decirle a la gente cuál debería ser su política”. Queremos decirles que deberían reconsiderar cómo todo en su vida personal ya es política por si sola”. – Daniel Saperstein de Flasher a Flood Magazine

Mientras la escena canadiense está a la espera de otro “Paradise” de White Lung, la está pasando en todas con el coctel ochentero de Ought en su tercer disco “Room Inside The World” y la oda a la depresión en “New Material” por Preocupations”.

Pero no todo es tan reconocido y semejante como pareciera. Bandas como Institute y Perdidos de Texas, Desorden Siniestro (RIP) de Costa Rica, Hoffen y Flor de Muertos de México, Gattopardo de Brasil, Autonomistas y Rosalux de Argentina y Marbled Eye de California, son solo algunas muestras de la gran cantidad de bandas que viven el sentimiento desde donde todo viene y sin pedir nada a cambio.

En conclusión, puede que el género como tal nunca se haya ido y solo esté se viviendo con más intensidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s